El Método MR: Seiton. El Arte de cada cosa en su lugar.


El Método MR:
La Segunda S

Seiton. El Arte de cada cosa en su lugar.

El segundo paso: organizar (estandarizar la ubicación e identificación de los objetos)

Después de hacer una primera selección entre lo necesario e innecesario y una segunda clasificación de lo necesario en función de la frecuencia de uso, sigue organizar.

Organizar es algo de lo que se habla con frecuencia, pero ¿Cómo puede definirse claramente?

Organizar es estandarizar el almacenaje de los objetos. anilloEsto facilita que cualquier persona pueda localizar cualquier objeto inmediatamente, pueda tomarlo y pueda devolverlo a su lugar después de usarlo. Para eso se requieren las tres claves de la organización:

1.Definir qué, es decir: qué artículo vamos a almacenar o ubicar en nuestro entorno

2.Definir dónde, lo que equivale al lugar para ubicar el artículo

3.Definir cuánto, refiriéndose a la cantidad que puede ser almacenada, lo cual es especialmente útil si se trata de materiales que requieren mantener un inventario en los almacenes de materia prima o producto terminado, o a lo largo del proceso.


Si no se contemplan las fluctuaciones del inventario de los materiales a almacenar, es muy probable que no se respeten los lugares asignados cuando se tenga un momento de alto inventario. De la misma forma, si no se actúa con cuidado, los espacios destinados para cierto objeto, cuando estén sobrados, terminarán siendo invadidos por otros productos.

Identificación de objetos y lugares de almacenaje.

Para poder mantener organizado todo, es necesario identificar las cosas y los lugares de almacenaje. Existen diferentes formas para conseguirlo, siendo la más común etiquetar o rotular los objetos, para lo cual es necesario que todo tenga un nombre y cada lugar tenga una identificación.

Comments

Popular posts from this blog

Mit-Mut #131 Estrategias de Marketing para Pymes

Mit-Mut #132 - ¿Cómo benefician los pagos en línea a las pequeñas empresas?

Mit-Mut #136 - Como reactivar ventas que creías perdidas