El Método MR: Despliegue de Directrices


El Método MR:
Despliegue de Directrices

Los elementos básicos del despliegue de directrices son:

El ciclo PERA, (PLANEAR, EJECUTAR, REVISAR Y AJUSTAR) o PDCA (PLAN, DO, CHECK, ACT) que se convierte en RAPE en el despliegue de directrices, iniciando con R (revisar), es decir: verificando la situación de la empresa.

El proceso de despliegue mediante "catch ball" o negociación meta - método.

El despliegue de las metas parte de arriba hacia abajo, y representa el desafío que el director establece para su equipo de trabajo, mientras que los métodos los construyen los que reciben el desafío, y a partir del mismo buscarán alcanzar la meta.

Negociación horizontal de objetivos y estrategias.

Cada quien tiene que buscar la contribución al logro de los objetivos de empresa. En el momento en que aparece cualquier incongruencia entre los objetivos de dos áreas, debe existir una negociación horizontal.

Proceso de revisión y ajuste, durante el periodo de implementación.

A lo largo de la ejecución, los responsables de alcanzar alguna meta deben realizar chequeos y ajustes periódicos, girando el PERA. Es conveniente que mientras la empresa no alcanza la madurez en cuanto a la ejecución de los planes, sea el director el que realice chequeos periódicos, con los cuales dejará claro para todos sus colaboradores la importancia de las directrices.

Direccionar la empresa es de fundamental importancia y debe ser la principal responsabilidad de la máxima autoridad. La política básica y las directrices son dos elementos que nos permiten darle sentido al trabajo en una empresa.

Cuando se establezcan directrices deben contemplarse los aspectos estratégicos del negocio; a partir de esto hay que reflexionar sobre qué productos nuevos pueden ser incluidos en la oferta o qué nuevos mercados pueden conquistarse. Si se combinan ambas variables, pueden explorarse las oportunidades en cuatro dimensiones:

-Mercados actuales con productos actuales

-Mercados actuales con productos nuevos

-Mercados nuevos con productos actuales

-Mercados nuevos con productos nuevos

Cuando se realiza el análisis estratégico del negocio y se decide la manera de desarrollarse, es también de suma importancia considerar una revisión de la capacidad del negocio, revisando desde proveedores, pasando por los procesos de abastecimientos, las operaciones principales del negocio, la fuerza de comercialización y entrega del producto o servicio, para determinar la situación de la capacidad instalada.

Este análisis es muy importante para la rentabilidad del negocio, ya que la capacidad representa muchas veces la inversión, su utilización es -en ocasiones- baja y su mayor aprovechamiento está limitado por una restricción en el sistema. Las directrices pueden enfocarse en la liberación de la restricción o el cuello de botella del sistema, para aprovechar, así, en un mayor porcentaje, la capacidad instalada.

Es conveniente identificar en este momento que las acciones planteadas en el despliegue de las directrices deberán ser el punto de partida girar el ciclo PERA, enlazando así desde el largo plazo o planeación estratégica -que establece la visión- las directrices y los planes operativos que sirven para guiar las acciones cotidianas de mejora.

Comments

Popular posts from this blog

Caso de Éxito - Estrategia de Éxito Empresarial BIMBO

El Método MR: Reglamento Interno de Trabajo

Mit-Mut #131 Estrategias de Marketing para Pymes