infopyme # 49 Sobre Finanzas...





Edición: Mauricio Rodríguez Martínez
Fecha: 08 de Noviembre 2010


¿Qué es primero? 
La satisfacción del cliente ó la satisfacción del accionista. 


Esta podría ser una discusión como la del huevo y la gallina, ¿Qué fue primero? Como consultor podría inclinarme a decir que primero va la satisfacción del cliente y como consecuencia de esta viene la satisfacción del accionista; pero como empresario de una pequeña empresa muchas veces sujeto a presiones económicas de proveedores, de pagos de impuestos, nómina, cumplimiento de compromisos con bancos, muchas veces el empresario está con enfoque prioritario hacia la satisfacción de las necesidades económicas de la empresa.

Cualquiera que sea su enfoque se debe alcanzar un equilibrio entre estos dos jefes de una empresa el mercado y la necesidad económica reflejada por los accionistas.

Pero, ¿Por qué es necesario el equilibrio ante la satisfacción del cliente y el accionista? Es muy importante entender que ahora en el siglo XXI estamos enfrentando la competencia más fuerte que ha existido en la historia de la humanidad, en realidad desde la Revolución Industrial y afectado por las grandes Guerras que la humanidad ha padecido, siempre hubo un control del mercado de parte del que producía; imaginemos como se fortaleció Norteamérica al convertirse en el gran proveedor del mundo después de la Segunda Guerra Mundial, y el período tan prolongado de relativa paz que ha existido en la segunda parte del siglo XX que ha hecho que países como China, India, países emergentes en Latinoamérica, Europa vayan fortaleciéndose y se conviertan en nuevos proveedores que quieren su participación en el mercado.

Igualmente  en nuestras economías a nivel Nacional y local son más y más los competidores que entran a un mercado y quieren una porción de ésta. Ahora, podríamos decir que desde finales del Siglo XX y más cada vez con el poder de las Comunicaciones y las Tecnologías de Información, el control del mercado en prácticamente todos los sectores lo tiene el cliente, ya que hay una sobreoferta de todo lo que requiere consumir y puede seleccionar al que mejor satisfaga sus necesidades. Es decir si nosotros no nos preocupamos por la satisfacción del cliente en estos tiempos podemos estar seguros de que nuestra empresa no sobrevivirá por mucho tiempo.

Por otro lado, al ser empresas privadas que no gozan de subsidio como en las grandes empresas paraestatales que pueden perder y perder y perder y seguir perdiendo, al final aún así sobreviven porque cuentan con un subsidio de apoyo. Nosotros que somos empresas privadas que sobreviven con las aportaciones que realizan sus accionistas, no nos podemos dar el lujo de perder dinero y seguir sobreviviendo porque no habrá algún empresario que sea tan poderoso financieramente hablando para tener empresas perdiendo dinero por un período prolongado.

Se dan casos en los que un empresario con dos empresas, una sana y rentable subsidia a otra que es lo contrario y la confusión de finanzas entre ambas empresas ocasiona que termines con dos empresas mediocres, sería conveniente tener la contabilidad claramente diferenciada y evitar los subsidios indiscriminados aún de parte del propio empresario. 


Vivimos tiempos en que el equilibrio es una necesidad, no es una opción, tenemos que dar satisfacción al cliente y satisfacción al accionista.


Comments

Popular posts from this blog

Caso de Éxito - Estrategia de Éxito Empresarial BIMBO

El Método MR: Reglamento Interno de Trabajo

Mit-Mut #131 Estrategias de Marketing para Pymes