InfoPyME # 74 ¡Qué gran idea!



¡Qué gran idea!

Fuente: What a great Idea! 2.0 CHIC THOMPSON
Adaptado por: Daniela Rodríguez Chevalier

Pensadores, escritores e inventores han tenido sus propios tiempos y lugares para sus mejores creaciones. Hemingway escribía en cafés durante la mañana. Duke Ellington escribía su música en trenes. René Descartes trabajaba en la cama. Thomas Edison dormía en su laboratorio para escribir sus ideas en el momento en que se le ocurrieran, aunque fuera a la mitad de la noche. Beethoven llevaba un cuaderno con el, para escribir sus ideas de composiciones.

Aunque algunos de nosotros no estemos en la misma liga de los grandes pensadores sabemos que hay ciertos  tiempos y lugares  que conducen a idear más que otros. Cuando estas manejando y algo te golpea, en una fracción de momento ya tienes la solución a ese problema que has tratado de solucionar todo el día. O cuando estas tomando un baño y, casi sin saberlo, se te ocurre un plan brillante o una idea grandiosa.

¿Dónde se nos ocurren las ideas?

En una oficina se hizo una entrevista sobre cuando ocurren ideas y las respuestas fueron estas, contando hacia abajo, las top 10:
      10) Al hacer un trabajo manual
        9) Escuchando un sermón
        8) Al despertarse a la mitad de la noche
        7) Al hacer ejercicio
        6) Al leer
        5) Durante una reunión aburrida
        4) Quedándose dormido o levantándose
        3) Al ir al baño
        2) En el camino hacia el trabajo
        1) Al bañarse

Que no le sorprenda que el baño sea un lugar fértil para las ideas, ya que de acuerdo a una encuesta hecha por el USA Today, durante nuestro tiempo de vida pasamos 3 años en el baño. Mientras que en el baño: 53% de las personas lee,  47% piensa y 33% usa el teléfono.

Tal vez el agua sea un secreto para encender nuevas ideas. Apuesto a que todos nosotros hemos tenido una idea en  la regadera. Ahora piense por un momento: ¿Cuántas veces ha dicho que escribirá esa gran idea en cuanto llegue a su escritorio? Pero, en el momento en que ya esta frente a su escritorio esa idea se ha ido, para nunca ser encontrada. Las ideas vienen del estímulo que causa el lugar en donde estas. La perdida de ideas ocurre gracias a que cuando te estas secando estas cambiando este estímulo. Así que te recomiendo comprar un plumón a prueba de agua o transformar tu idea en una canción o en poema para que la pueda recordar fácilmente.

Sueña con los ojos abiertos

El software en tu cerebro pasa 24 horas al día produciendo y procesando ideas. De acuerdo con un estudio, nuestras mejores ideas vienen en los siguientes tiempos:
•    6 a.m. – mediodía: 30%
•    Mediodía -6 p.m.:14%
•    6 p.m.-medianoche:33%
•    Medianoche-6 a.m.:23%

Cuando esta dormido llamamos a la producción de ideas  “soñar”. Cuando esta despierto y mirando hacia la ventana la llamamos “soñar despierto”. Cuando esta despierto y concentrado en un tarea la llamamos “pensar”. En la escuela aprendimos a no soñar despiertos sino a solo sentarnos, pensar y recitar.  Aun así soñar despierto es vital para el éxito porque el futuro es lo único en lo que podemos hacer algo al respecto. El  pasado esta terminado y es muy tarde para cambiar el presente, decía Walt Disney.

Los enemigos de las ideas: Las Frases Matadoras

Sabemos que las ideas no son lo suficientemente buenas hasta que alguien hace algo con ellas. Alguien la tiene que aceptar, adoptar, trabajar y ponerla en acción. Ese alguien, tiene que ser alguien más que tú, ya que para implementar las buenas ideas se necesita trabajo en equipo. Así que le tienes que decir a alguien tu idea y al decirle a alguien sabes que puede ser reciba con aplausos,  al igual que puede ser rechazada. La calidad de la idea es la que determinará esto. 

Pero quien sabe que le pasará a su buena idea cuando se la sugiera a su jefe, colega, o cualquier otra persona importante en su vida?
Alguien, en algún lado va a llegar, armado y dirá:
“No esta en el presupuesto”, “No lo hacemos de esa manera”, “Ya lo hemos intentado”, ”Nunca tendrá éxito”

BANG! BANG! BANG!

Le disparan a su nueva idea antes de que este en acción.                  
                                                                         
Una frase matadora es una amenaza para la innovación. Claro que necesitamos advertencias. Estaríamos agradecidos si alguien nos gritara, “No, no lo hagas”, antes de que nos pusiéramos en el camino de un tren en movimiento. Y en cuanto a las ideas, ciertamente apreciamos las críticas constructivas. De todos modos, las frases matadoras son diferentes. Son declaraciones negativas que nos hacen pensar “Cielos, ojala no hubiera dicho eso” y nos hacen tener miedo a dar nuevas sugerencias.

De acuerdo con un reporte,  un trabajador promedio solo hace una sugerencia escrita cada 10 años. Pero ahora, más que nunca necesitamos grandes ideas. Necesitamos que revivan nuestra economía, que restablezcan a nuestra familia, que animen a nuestros trabajadores y que reinventen nuestras escuelas.

Así que para darle una oportunidad a nuevas ideas  hay que evolucionarlas para que sobrevivan a las frases matadoras. Y así innovar nuestro futuro.

Comments

Popular posts from this blog

Caso de Éxito - Estrategia de Éxito Empresarial BIMBO

Mit-Mut #140 - 6 Herramientas de generación de leads no convencionales para agencias digitales